14 de octubre de 2017

Argamasilla de Alba acoge la salida de la ‘I Ruta de Azorín por la Mancha del Quijote’ de coches clásicos

Dentro de los actos conmemorativos del cincuenta aniversario de la muerte de José Martínez Ruiz, Azorín, este sábado se ha inaugurado en Argamasilla de Alba la ruta urbana de Azorín y dado la salida a la ‘I Ruta de Azorín por la Mancha del Quijote’ de coches clásicos, organizada por País del Quijote, que lo formado por las localidades de Argamasilla de Alba, Campo de Criptana, El Toboso y Alcázar de San Juan, con la colaboración de la Asociación de Coches Clásicos “La Mancha”.

“Estamos muy agradecidos a Azorín”, apuntaba el alcalde, Pedro Ángel Jiménez, uno de los visitantes ilustres que tuvo la localidad durante la celebración del tercer centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, que ubicó sin ningún género de dudas a Argamasilla de Alba como “el lugar de la Mancha”, “Don Quijote de la Mancha había de ser forzosamente de Argamasilla de Alba”, afirmó Azorín en “La ruta de don Quijote”.

Tras estacionar sus vehículos en la plaza Alonso Quijano y en la Glorieta, los participantes en la ‘I Ruta de Azorín por la Mancha del Quijote’ compartieron un desayuno en el casino de la localidad, donde Azorín conversó largos periodos con los vecinos. Seguidamente, se inauguró ‘La ruta de Azorín’, un recorrido por los lugares más emblemáticos de la localidad donde se han instalado diferentes placas realizadas en oxicorte con pequeños textos extraídos de su obra ‘La ruta de don Quijote’.

Finalizados los actos “azorinianos” en Argamasilla de Alba, los conductores y acompañantes de los vehículos clásicos tomaron la salida en dirección a El Toboso, rememorando aquel viaje que hizo Azorín por La Mancha en 1905, plasmados en unos artículos para El Imparcial y que posteriormente se convirtieron en un libro, desplazándose desde el pueblo de Dulcinea hasta Campo de Criptana y Alcázar de San Juan, donde finalizará la ruta.

Por su parte, la delegada provincial de la JCCM en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo, destacaba que mucho ha cambiado La Mancha desde que Azorín fue enviado a realizar una serie de reportajes, y junto al encargo le entregaron un pequeño revolver, “por lo que pudiera pasar”.

Olmedo destacó que desde la Junta siembre se van a apoyar todas aquellas iniciativas que basándose en la cultura y el patrimonio, es utilizado como medio de promoción turística y como motor de desarrollo de los pueblos de La Mancha, contando para ello “con el mejor publicista que puede uno desear”, Miguel de Cervantes a través del Quijote.

Muchos son los lugares desde los que han llegado los vehículos participantes en la ruta, entre ellos: Almería, Murcia, Alicante, Andújar, Toledo, Madrid y por su puesto de La Mancha, apuntaba el presidente de la Asociación de Coches Clásicos “La Mancha”, Jesús Ligero.

Los vehículos, en muchos casos, con 80 y 90 años, son auténticas joyas de coleccionista en los cuales sus propietarios cuidan hasta el último detalle, y para no desentonar con estas bellezas, conductores y acompañantes llegaron ataviados con la indumentaria propia de los años 30 y 40.

“Para nosotros es motivo de orgullo estar cerca de la rebotica donde se reunía Azorín con los Académicos de la Argamasilla”, indicó el director de la Casa-Museo de Azorín en Monóvar, José Payá, que además destacó la importancia que puede tener, turísticamente y para el fomento de la cultura literaria, unir los nombres de Cervantes y Azorín en una localidad tan emblemática como ésta.

La salida de esta primera ruta ha contado con la asistencia de la vicepresidenta quinta de la Diputación de Ciudad Real, Beatriz Fernández; el director del Instituto Gil-Albert de la Diputación de Alicante, José Ferrándiz Lozano, y la catedrática de Literatura Moderna de la Universidad de Castilla-La Mancha, Esther Bautista.