5 de junio de 2017

El Quijote en la Calle se moderniza para su mayoría de edad

La nueva y sorprendente representación popular de El Quijote en la Calle ha alcanzado este domingo 4 de junio la mayoría de edad, para ello se “engalanó” con importantes novedades musicales y coreográficas, modernizándola sin perder la esencia cervantina de los siglos XVI y XVII.

“De la industria que Sancho tuvo para encantar a Dulcinea, más la extraña aventura que le sucedió al valeroso Don Quijote en la carreta de ‘Las cortes de la muerte”, de los capítulos X y XI de la II Parte del Quijote, fueron las aventuras del intrépido caballero de la triste figura, que pudo ver el público de esta decimoctava edición, en la que la directora, Pilar Serrano, dio rienda suelta a su creatividad, sobre todo en la segunda parte, Las cortes de la muerte, que bien se prestaba a ello, creando un caos perfectamente sincronizado en el que numerosos personajes se burlaban de don Quijote, una vez más interpretado por José Luís Fernández Serrano, y Sancho, por Pedro Serrano Ocaña, y donde se pudo escuchar hasta un rap, pero sobre todo a la gran Banda Sinfónica “Maestro Martín Díaz” de Argamasilla de Alba interpretando Alba Overture, del maestro Ferrer Ferrán, además de verse un demonio subido a una moto con sidecar o un coche descapotable. 

En la primera parte, aunque más pausada que la segunda, no faltaron las múltiples carcajadas del público, con los intentos de Sancho para hacer pasar a unas rudas labradoras por la bella Dulcinea, más velluda que bella, y su sequito.

Uno de los mayores hándicap de esta edición era incorporar las composiciones musicales “modernas” a la puesta en escena y sobre todo a los bailes de la época, un listón superado con creces gracias a la simbiosis de la directora; el director de la banda, Miguel Carlos Gómez, y la coreógrafa, María Ángeles López, con los actores y el cuerpo de baile, todo ello fruto de la apuesta sincera por esta representación, prácticamente única en el mundo.

La puesta en escena finalizó con la Maestro Martín Díaz interpretando Estampas Cervantinas, de José Ramón Rico, una obra, junto a Alba Overture, muy estrechamente vinculadas a Argamasilla de Alba, a la que aportó ritmo y color la original coreografía de María Ángeles López.

La directora, agradeció a los más de 170 participantes su compromiso con la representación, incluyendo en estos a los padres y madres que noche tras noche han llevado a sus hijos e hijas a los ensayos, pues para la directora es muy importante hacer partícipes a los pequeños y jóvenes de la localidad, de esta representación que ya es parte de la historia de Argamasilla de Alba, y no solo reciente, cabe recordar que ésta es la herencia que ha llegado hasta nuestros días de las Estampas Quijotescas representadas en diferentes lugares de la localidad en 1905 para conmemorar el tercer aniversario de la publicación de la primera parte del Quijote.

Serrano también destacó la participación del Grupo de Coros y Danzas “Mancha Verde” y su escuela de folclore, además de la Antigua Escuela de Baile “Crisanto y María del Rosario”, así como a todos aquellos que con la cesión de caballos y burros, Ángel Gutiérrez Carretero y Fernando Novillo Rubio, o vehículos, Julián Rodríguez Rubio y Julián Gómez Serrano, ayudaron a engrandecer la vistosidad a la representación.