17 de octubre de 2017

La variedad temática ha caracterizado la II Feria del Libro

Dentro de la apuesta por la cultura en sus distintas modalidades, la promoción de la lectura y el mundo en torno a los libros, el Ayuntamiento de Argamasilla de Alba organizó la II Feria del Libro celebrada el pasado fin de semana 14 y 15 de octubre en la Casa de Medrano.

Paralelamente a los puestos de venta de libros en los que han colaborado las AMPA, papelerías de la localidad y Ediciones Soubriet, el Área de Cultura organizó diferentes encuentros con escritores, mesas redondas y sobre todo presentaciones de libros que facilitaron la promoción de las obras y los autores, así como el acercamiento de los mismos a los lectores. Además, la feria contó con una exposición de cómics, en su mayoría cedidos por Sergio Serrano para estos días,  y como novedad una zona de lectura infantil de la BPM “Cervantes”.

En cuanto a las presentaciones y mesas redondas, destacar la variedad de las mismas en las que se han tratado desde temas deportivos a ciencia ficción, pasando por literatura infantil, ensayo, novela negra, libros de autoayuda, para finalizar con una “gran conferencia” acerca de Cervantes y el lugar de la Mancha, apunta el concejal de Cultura, José Antonio Navarro.

En esta edición, la feria ha contado con autores de renombre como Roberto Aliaga y nuevos talentos como Mario Mas o Guillermo Jiménez, profesionales de diversos campos, entre ellos varias trabajadoras de la Residencia de Mayores “Virgen de Peñarroya”, así como profesores y eruditos en temas literarios y cervantinos de las universidades de Castilla-La Mancha, Autónoma de Madrid o de la Alfonso X el Sabio, y público llegado de las localidades de Alcázar de San Juan, Pedro Muñoz o Tomelloso.

Jornada del sábado  14: Dos autores locales, el Quijote y novela negra  

El primero en abrir las presentaciones, el sábado 14, fue el joven autor argamasillero Guillermo Jiménez, presentando su primera obra: ‘Testosterona’. Una historia corta de fantasía, que en un principio fue autopublicada en medios digitales y papel, y ahora se encuentra en la segunda edición. Una historia corta pero muy interesante, original y fácil de leer.

Guillermo Jiménez es graduado en Psicología, dirige un blog de psicología y escritura llamado ‘Lecturonauta’, y según el concejal, es un claro representante de la población juvenil inquieta “que tenemos en Argamasilla y que por suerte es bastante importante”.

El segundo de los actos fue un encuentro con el escritor argamasillero de literatura infantil y juvenil Roberto Aliaga, con más de 50 obras publicadas algunas de las cuales se han traducido a 16 idiomas.

Biólogo de formación, llegó a la literatura infantil “por error” y algunas estrecheces económicas. Arduo fue el camino hasta conseguir ver publicado su primer cuento: “La tortuga que quería dormir”, y cinco los que quedaron en la cuneta hasta conseguirlo.

Este mismo día, ya por la tarde-noche, Mario Mas Fenollar, presentó ‘Hacia una genuina comprensión del Quijote’, un acercamiento diferente, “que abrirá al lector otra perspectiva sobre la más famosa obra de Cervantes”, afirmó la presentadora, Juani Romero.

La novela negra o policiaca también tuvo su espacio gracias a la autora Cristina Gargiulo, que acompañada del autor catalán Ramón Valls, presentó su obra ‘Las hijas de la penumbra’, una novela policial rural ambientada en los años treinta, en el pueblo de Tomelloso, donde sus protagonistas buscan esclarecer un crimen y la desaparición de dos niñas huérfanas.

Esta presentación sirvió de introducción a la posterior mesa redonda sobre novela negra en la que participaron junto a Gargiulo y Valls, el catedrático y el profesor de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la UAM, Javier Rodríguez e Iván Martín, respectivamente, moderados por Rosa Navarro.

Jornada del domingo 15: La historia de un ciclista retirado, como estimular la mente y una nueva teoría sobre las rutas de don Quijote

‘Nací para luchar y no rendirme’

Ya el domingo, continuaron las presentaciones y las mesas redondas que durante el fin de semana convirtieron a la Casa de Medrano en el centro provincial de la literatura. La mañana comenzó con la presentación de “biografía”: ‘Nací para luchar y no rendirme’, del pedroteño Santiago Pintado, una obra que como si fuera una novela, comienza de forma algo trágica y acaba con el mensaje positivo del autor: “Soy lo que soy, porque siempre creo en mis sueños”, y su sueño fue ser ciclista profesional y poder vivir de ello, pero los avatares de la vida y familiares le obligaron a aplazarlo, una “espina”, que en cierta forma, pudo quitarse ya de mayor como ciclista veterano, porque “la vida no finaliza cuando dejas de respirar, sino cuando dejas de luchar”, apuntó el autor.

‘Historias de antes que estimularán tu mente ahora’

Al ejemplo de lucha y constancia de Santiago Pintado, le siguió otro, en este caso, podría decirse que solidario, de cuatro trabajadoras de la Residencia de Mayores “Virgen de Peñarroya”: Mª Carmen Ocaña, enfermera; Irene Sánchez, fisioterapeuta, y actualmente directora de la residencia; Carmen Castillo, terapeuta ocupacional y logopeda, y Elena Benito, psicóloga. Estas profesionales han reinventado las historias que les cuentan los mayores residentes sobre su infancia, costumbres o anécdotas vividas, para devolvérselas en forma de libro de “lectura terapéutica” que les ayude a la estimulación cognitiva llamado: ‘Historias de antes que estimularán tu mente ahora’.

Este libro, prologado por Luz Gabas, autora de ‘Palmeras en la nieve’, puede parecer estar dirigido a personas de avanzada edad o con problemas de memoria, pero no es así, de amena lectura, cómica en algunos momentos, está dirigido a todas las edades, a la lectura en pareja o en familia.

Quince entretenidas historias “pseudo-reales”, entre ellas: ‘En la mobylette caben siete’, ‘Soltería por devoción’, ‘Los bautizos durante la guerra’ o ‘Las Navidades de las 5 pesetas’, que retrotraerán a los mayores a otra época y a los más jóvenes a conocer parte de su historia y cómo vivían algunos de sus antepasados, sin olvidar que éstas vienen acompañadas de preguntas y actividades para evaluar la comprensión lectora.

Conferencia “La Mancha y el lugar de Cervantes”

Como no podía ser de otra forma, una Feria del Libro en el lugar de La Mancha, debía cerrarse con el Quijote o Cervantes, un personaje y su autor de gran arraigo en la localidad.

En esta ocasión, Marcial Morales, Doctor en Historia Moderna de la UCLM, y Francisco José Atienza, del Patronato de Cultura de Alcázar de San Juan, presentaron una nueva teoría sobre Cervantes y los trayectos de las salidas del hidalgo caballero, cuyo punto de partida, como ya han postulado muchos investigadores a lo largo de la historia, es Argamasilla de Alba, ese lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiso acordarse Cervantes. “Las pistas podían haber apuntado hacia otro lugar pero la brújula no engaña y apunta hacia aquí (Argamasilla de Alba)”, señaló Morales.

En la conferencia se dio a conocer la existencia de dos Miguel de Cervantes, según el documento hallado en el Archivo General de Simancas, que pudieron coincidir en Mesina en el año 1572, por lo que no es descartable, según los ponentes, que la partida de bautismo existente en Alcázar de San Juan sea del Miguel que escribió el Quijote, como se apunta en el margen de dicha partida.

Cervantes juega con el espacio y el tiempo, por lo que no pueden tomar como verídicos las distancias ni los tiempos empleados en recorrerlos, lo que ha llevado a estos investigadores a revolucionar, en parte, las teorías barajadas en la actualidad sobre las rutas de don Quijote.

En estas nuevas hipótesis, se sitúa la venta donde fue armado caballero don Quijote en la denominada Venta de Santa Elena, hoy San Carlos del Valle, próxima a la Vía Augusta que comunicaría ésta con el Lugar Nuevo, nombre por el cual también era conocida Argamasilla de Alba, un camino principal por el que se desplazó don Quijote y encontró algunas de sus aventuras.

Entre las nuevas teorías, la que más controversia pueda provocar es la situación de la batalla de los molinos cerca de la localidad de La Solana, según indicaba Morales, ésta era la única población en el Campo de Montiel que molía con molinos de viento, “y sin llegar a forzarlas… las piezas encajan”, subrayó.

Con las novedosas aportaciones de Atienza y Morales sobre Cervantes y las rutas de don Quijote, se clausuró la segunda edición de la Feria del Libro de Argamasilla de Alba, una de las grandes iniciativas del Área de Cultura para el calendario anual en la localidad.