28 de abril de 2015 en Centro Cultural

Aldaba entregó los premios de la decimoctava edición del certamen Monicongo

El alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez, entregó en nombre del Grupo Literario “Aldaba”, los premios del XVIII Certamen de Cuento y Poesía “Monicongo”, que organizan anualmente, a los cuatro mejores trabajos, dos en la categoría de cuento y dos en la de poesía, seleccionados de entre los 165 presentados al certamen.

Desde hace dieciocho años Aldaba impulsa este concurso con la finalidad principal de promover la lectura y escritura entre la población escolar, por los beneficios que estas actividades tendrán para ellos tanto en un futuro próximo como lejano.

Jiménez recordó a los niños y niñas, que llenaban el salón de actos, la palabras de la filóloga Rosa Navarro: “quien no lee sólo puede escribir tonterías”, y les animó a buscar ellos mismo el tipo de lectura que más les interese, “porque existen libros para todos los gustos”  y a practicar la lectura y la escritura como algo divertido, “como una actividad más de ocio”.

Tras una ardua deliberación el jurado decidió conceder los  premios del XVIII  Certamen de Cuento y Poesía Escolar “Monicongo”, dotados con diploma y vale de 30 €, a canjear en material escolar en las papelerías de la localidad,  en la categoría de 3º y 4º curso en la modalidad de cuento a Ana García Cabeza, por el trabajo “Alonso Quijano en el Colegio”; y en la modalidad de poesía a Irene Carmona Serrano, por “La niñez de Don Quijote”.

En la categoría de 5º y 6º, con idénticos premios, el de cuento recayó en Antonio Zurita Fernández,  autor de “El pequeño Don Quijote”; mientras que en poesía fue para Nerea Catalán López, por “Don Quijote también fue niño”.

El alto nivel de los trabajos presentados llevó al jurado a decidir publicar “una pequeña revista literaria” con los cuatro mejores trabajos de cada una de las categorías y modalidades, recogiendo así el esfuerzo, trabajo y calidad de los participantes.

El acto se cerró con el espectáculo del Mago Joquer, que dejó, con sus trucos, a más de uno con la boca abierta.