7 de marzo de 2016 en Teatro Auditorio

Argamasilla de Alba rinde homenaje a sus mujeres y colectivos

El Ayuntamiento de Argamasilla de Alba a propuesta del Consejo Local de la Mujer y a través del Área de Igualdad, homenajeó a diferentes mujeres, asociaciones y colectivos en el Acto Institucional celebrado este domingo día 6 con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este martes 8 de marzo.

A título individual, este año el consistorio argamasillero ha reconocido, con el Premio a la Dedicación, a Mari Carmen Morata, “una mujer entregada y dedicada en cuerpo y alma a sus hijos”, dos de ellos con discapacidad; y el Premio Mujer Trabajadora este año ha recaído en la empresaria y emprendedora, Manuela Zarco Serrano, “conocida como Manolí la de la papelería”.

Mientras, a nivel colectivo, se ha reconocido con el Premio Solidaridad “Deogracias Hilario”, a los veintiún voluntarios de la Residencia de Mayores “Virgen de Peñarroya”, “un grupo de personas que de forma altruista y solidaria, colaboran y ayudan tanto a los residentes como a usuarios y usuarias del Servicio de Estancias Diurnas que se presta en dicho centro (…) por ser un modelo de autoayuda y de humanidad, ya que ejercen el bien sobre otras personas revirtiendo éste en sí mismos por la autorrealización que sienten”.

Por otro lado, el Premio “Acción Social” ha recaído en la Fundación Kirira “una Organización No Gubernamental de Desarrollo (ONGD) independiente, aconfesional y apartidista que tiene como objetivo principal mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas, las familias y las comunidades de los países más desfavorecidos”. Aunque centrada principalmente en la lucha contra la ablación genital femenina, desde los tres proyectos abiertos en Kenia y a través del trabajo que realizan en más de 60 escuelas, desarrolla proyectos a largo plazo, con los que tratan de atajar las causas estructurales de la pobreza. Recogió el premio su presidenta Estrella Jiménez.

El alcalde, Pedro Ángel Jiménez, que entregó los premios a las homenajeadas y homenajeados de la noche, centró su intervención en el eslogan elegido este año por el Centro de la Mujer: “Las palabras que nos unen”, en contradicción del lenguaje sexista pues “las palabras son el reflejo de un sistema social, de una comunidad y de sus valores (…) por ello es necesario poner énfasis en la importancia de las palabras y del lenguaje”.

Históricamente, indicaba Jiménez, “el varón ha sido referencia universal” solapando y ocultando a las mujeres y su talento en todas las disciplinas, ya sean estas artísticas, científicas o literarias, “dejando un vacío de referentes femeninos para otras mujeres que han venido después y para la sociedad en su conjunto”.

Igualmente, subrayó que la lucha de la mujer por la incorporación en igualdad de condiciones a la sociedad actual, “debe ir acompañado del uso de un lenguaje inclusivo y no sexista, aquello que se nombra cobra vida en nuestra sociedad, por eso el lenguaje, tiene el poder de transformarla, por eso en días como el de hoy es necesario nombrar, poner de manifiesto mediante la palabra que aún quedan muchas cosas que cambiar (…) en pro de la igualdad, aún queda mucha pedagogía que aplicar para reconocer que hombres y mujeres somos iguales”.

Por su parte, la concejala de Igualdad, Elia Rubio, pidió reflexionar sobre la participación de la mujer en igualdad de condiciones y con las mismas oportunidades que los hombres, pues es “un requisito fundamental no sólo para garantizar una convivencia en democracia sino también para avanzar en el desarrollo económico y social que requiere la sociedad actual”.

“Bien es cierto, que han sido muchos los logros conseguidos –indicaba la concejala- pero no nos engañemos, debemos seguir mirando hacia delante, porque aún queda mucho por hacer. Es así como le damos sentido al día 8 de marzo, ya que debemos asumir el compromiso de que vamos a seguir conquistando y consolidando posiciones en la sociedad”; además agradeció “a los hombres que han decidido acompañarnos en esta lucha. A esos hombres que han entendido, que no renuncian a nada y que entienden que juntas y juntos podemos establecer un nuevo modelo de sociedad igualitaria y de convivencia entre todos y todas”.

Igualmente, Rubio insistió en la necesidad de momentos de crisis como los actuales de poner el acento en la ética y los valores para trabajar en los cimientos de la democracia: “lo superficial no sirve para construir una sociedad de bienestar; el bienestar solo es posible desde unos parámetros de igualdad, porque las mujeres no somos una minoría somos la mitad de la población de nuestro país. Hoy más que nunca se necesita de nuestro talento y capacidad para salir adelante y sólo juntos lo conseguiremos”.

El acto, cerrado por la monologuista Carolina Noriega, se abrió con una exhibición de la escuela de baile de Pablo y Yolanda.