7 de julio de 2016 en Policía Local

Alberto Carretón y Héctor Muñoz condecorados con la medalla de Protección Civil de Castilla-La Mancha

Los agentes de la Policía Local de Argamasilla de Alba Alberto Carretón Moya y Héctor Muñoz Muñoz fueron galardonados, este miércoles 6 en Toledo, en el acto de entrega de medalla y placas de Protección Civil de Castilla-La Mancha, presidido por el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Las medallas de Protección Civil son un reconocimiento a la destacada intervención de rescate de dos personas de avanzada edad, una de ellas impedida, durante un incendio de una vivienda, en la madrugada del día 4 de marzo de 2015.

En el acto de entrega, los agentes locales estuvieron acompañados por el alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez, y el Jefe de la Policía Local, José Carretón, que recogió la medalla en representación de Hector Muñoz que no pudo asistir al acto.

Desde el Gobierno regional, señalaba el consejero, se está trabajando para ofrecer a los voluntarios de Protección Civil y a todos los cuerpos de intervención en emergencias la formación que necesitan para “estar suficientemente preparados y dar la respuesta más adecuada en las situaciones de riesgo”.

Junto a los dos agentes argamasilleros, únicos policías condecorados en esta edición, también se ha reconocido su entrega a 12 voluntarios de Protección Civil, un agente medioambiental, un voluntario de Cruz Roja y 11 agrupaciones de Protección Civil con la entrega de medallas y placas por parte del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, acompañado por el viceconsejero de Administración Local y Coordinación Administrativa, Fernando Mora, y el concejal de Movilidad, Seguridad Ciudadana y Protección Civil de Toledo, Juan José Pérez del Pino.

Suceso por el que han sido condecorados

El hecho tuvo lugar  sobre la 01.00 de la madrugada del 4 de marzo de 2015 cuando los agentes respondieron a la llamada de un ciudadano alertándoles de unos gritos que pedían auxilio en la calle María Cristina de la localidad. Personados los agentes, tras comprobar que el motivo de dicha petición de auxilio era consecuencia de un incendio en una vivienda, los agentes buscaron la forma más rápida de acceder al interior donde vivían dos ancianos de 81 y 83 años; valiéndose de una escalera de mano, consiguieron subirse y forzar una ventana  del primer piso.

Tras poner a salvo a los  moradores de la vivienda y ante la imposibilidad de su evacuación por el lugar por donde ellos habían accedido, por su avanzada edad y limitaciones físicas, y dado que el fuego cortaba cualquier salida hacia el exterior por la planta baja de la vivienda, los agentes permanecieron junto a ellos protegiéndoles de las llamas y manteniéndolos a salvo hasta que los equipos de extinción de incendios pudieron sofocar el fuego.