15 de julio de 2016 en Policía Local

El Ayuntamiento extremará el control de vertidos en la red de saneamiento en las zonas industriales

La Concejalía de Medio Ambiente en colaboración con la Policía Local y el SEPRONA de la Guardia Civil aumentará las medidas de control tendentes a evitar posibles vertidos de residuos peligrosos a la red de alcantarillado municipal, tras haberse detectado en fechas pasadas la presencia en las aguas residuales de sustancias que exigen una eliminación y tratamiento específico a través de gestores de residuos autorizados.

Estas actuaciones se llevarán a cabo principalmente en las zonas industriales del casco urbano donde existe un mayor riesgo de que este tipo de conductas puedan producirse.

El Ayuntamiento, a través de una empresa especializada, llevará a cabo controles periódicos de las aguas residuales encaminados a detectar la presencia de residuos peligrosos, como es el caso de  aceites de motor usados, disolventes, pinturas o ácidos; todo ello con el fin de garantizar una calidad aceptable de las aguas residuales que llegan a la depuradora municipal para su tratamiento.

Por su parte, tanto el servicio de Policía Local como el SEPRONA, en colaboración con los servicios municipales, procederán a inspeccionar las redes de alcantarillado con el fin de detectar la presencia de vertidos no autorizados y perjudiciales para el medio ambiente, al tiempo que practicarán inspecciones en las industrias y empresas para verificar el correcto tratamiento de los residuos que éstas pudieran generar conforme a la legislación en materia de residuos.

La Ley 22/2011 de 28 de julio sobre residuos y suelos contaminados, sanciona estas conductas con multas que pueden alcanzar los 300.000 euros en el caso de infracciones graves, sin perjuicio de que algunos casos puedan constituir un delito contra el medio ambiente.