9 de junio de 2015 en Policía Local

La Policía Local interviene en dos accidentes con importante presencia de alcohol

La Policía Local de Argamasilla de Alba ha atendido el pasado puente del Corpus Christi un total de cuatro accidentes de tráfico ocurridos en distintos puntos de la localidad, detectándose la presencia de alcohol en la conducción en dos de ellos, “sin tener que  lamentar, afortunadamente, daños personales”, han indicado desde la Jefatura.

En la madrugada del día 5, los agentes municipales atendían un requerimiento por el que se les informaba de un accidente de tráfico ocurrido en la intersección de la calle Ancha (Travesía N-310) con la calle Campo de Criptana al salirse un vehículo de la vía y chocar posteriormente contra una barrera protectora de hormigón y seguidamente contra otro vehículo debidamente estacionado. Los agentes personados en el lugar de los hechos, al observar síntomas en el conductor que denotaban una posible influencia de alcohol, procedieron a someterle a las pruebas de detección alcohólica, arrojando un resultado que prácticamente cuadriplicaba la tasa máxima legalmente admitida.

Por lo que el conductor fue imputado, por los agentes actuantes, como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo de motor superando la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado procediendo a la instrucción de las oportunas diligencias para su remisión a la Autoridad Judicial.

Por otra parte, en la tarde del día 7, coincidiendo con la celebración de la procesión del Corpus Christi, la Policía Local  fue alertada por un vecino de la existencia de un accidente de tráfico ocurrido en la calle Carlos Morales en el que se vio implicado un vehículo turismo que también se salió de la calzada colisionando contra la fachada de un inmueble próximo, abandonando inmediatamente el lugar del siniestro.

Localizado el vehículo implicado, los agentes observaron, igualmente, que la conductora del vehículo presentaba signos evidentes que denotaban una posible influencia del alcohol por lo que fue invitada a someterse a las pruebas de detección alcohólica. Al negarse la conductora a realizar las referidas pruebas, de carácter obligatorio, los agentes procedieron a su detención como presunta autora de dos delitos contra la seguridad vial: uno por conducción de vehículo de motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por negativa a someterse a las pruebas de detección alcohólica.

La Policía Local se recuerda, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. Su presencia en la conducción dependiendo de su tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente, destacando que la única tasa segura es 0,0 mg/l. Precisamente entre los días 1 y 7 de junio la DGT ha llevado a cabo en todo el territorio nacional una campaña especial para el control de la alcoholemia y la conducción bajo los efectos de las drogas.

La ingesta de alcohol no sólo está relacionada con una mayor accidentalidad sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor vinculado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

Desde la Jefatura de la Policía Local indican que superar la tasa legal de alcoholemia puede suponer una multa de hasta 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos del permiso de conducir, sin perjuicio, como en los casos anteriormente citados, en que los hechos puedan ser directamente constitutivos de delito contra la seguridad vial, en los que se supere la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado o en los casos de conducción de un vehículo de motor haciéndolo claramente bajo la influencia de bebidas alcohólicas aunque no se alcance dicha tasa penal, en todos estos casos la vía judicial seguirá su cauce.

Además, recuerdan desde el cuerpo local que la negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia legalmente establecidas por parte de los conductores supone también un delito contra la seguridad vial tipificado en el artículo 383 del vigente Código Penal.