Botica de los Académicos

Fue aquí donde don Cándido, don Luis, don Francisco, don Juan Alfonso y don Carlos se reunieron con José Martínez Ruiz “Azorín” cuando, con motivo del tercer centenario del Quijote, en 1905, éste visitó la villa, afirmando no haber “conocido jamás hombres más discretos, más amables, más sencillos que estos buenos hidalgos”.

De este modo describió el sitio el de Monóvar en su Ruta de don Quijote:  “Y ponemos nuestras plantas en la botica; después pasamos a una pequeña estancia que detrás de ella se abre. Aquí, sentados, están don Carlos, don Francisco, don Juan Alfonso. Los tarros blancos aparecen en las estanterías; entra un sol vivo y confortador por la ancha reja; un olor de éter, de alcohol, de cloroformo, flota en el ambiente”.