Casa de Medrano

Se sabe que a comienzos del siglo XVII la casa pertenecía a la influyente familia Medrano. En 1862 fue adquirida por el Infante Sebastián Gabriel de Borbón, prior de la Orden de San Juan, para fines culturales. Un año después, aprovechando esta circunstancia, el editor Manuel Rivadeneyra traslada al lugar parte de su imprenta y edita su célebre Quijote (1863), comentado y prologado por Hartzenbush, quien ratifica con firme convencimiento la prisión de Cervantes en Argamasilla.

Esta fue la casa que visitaron en 1905, fecha del III Centenario del Quijote, insignes hombres de letras como Azorín, que dejó constancia de su visita en su obra "La ruta de Don Quijote":

“¿Qué hay en el ambiente de este pueblo que haya hecho posible el nacimiento y desarrollo, precisamente aquí, de esta extraña, amada y dolorosa figura? ¿De qué suerte Argamasilla de Alba, y no cualquier otra villa manchega, ha podido ser la cuna del más ilustre, del más grande de los caballeros andantes?”

Y Rubén Darío, que publica una amplia semblanza de Argamasilla en el diario "La Nación", de Buenos Aires, el 9 de Abril de 1905.

En marzo de 1905 sufre un devastador incendio que la deja casi en ruinas.

En 1970 la casa pasa a propiedad municipal y es declarada monumento de interés histórico-artístico nacional.

Posteriormente, el pintor valdepeñero Gregorio Prieto elige la Cueva de Medrano como escenario para la creación y firma del acta constitucional de la Fundación que lleva su nombre. Consecuencia de su estima por el lugar es la donación de 17 obras que hace al pueblo de Argamasilla de Alba (colección expuesta permanentemente en la Galería Gregorio Prieto).

En 1990, ante la situación de deterioro que sufre el edificio, el Ayuntamiento de Argamasilla de Alba, junto con la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y el Fondo Social Europeo proyectan su rehabilitación, llevada a cabo por la Escuela Taller Casa de Medrano, formada por chicas y chicos de la localidad.

El nuevo edificio se inauguró el día 23 de abril de 1994, fecha conmemorativa de la muerte de Cervantes. En su planta baja mantiene una estructura parecida a la del edificio reconstruido a finales del siglo pasado, mientras que se ha ampliado notablemente lo que debió ser la segunda planta del edificio original. Entre sus dependencias actuales hay que destacar:

  • Cueva de Cervantes. Desde la salida de la oficina de Turismo al patio, bajo el soportal, se accede a la Cueva. Es un sótano de dos niveles, que ha permanecido sustancialmente intacto. En su primer nivel se encuentra la dependencia que sirvió de prisión y en la que presumiblemente estuvo encarcelado Cervantes.
  • Galería Gregorio Prieto. Debe su nombre al insigne pintor valdepeñero que en vida quiso unir su persona y su legado a este lugar. Gregorio Prieto se encerró durante dos días en la Cueva y allí creó la Fundación que conserva su valioso legado. Además, quiso sellar esta unión con la donación de 17 obras al pueblo de Argamasilla. Esta colección recoge una variada muestra de su arte y de los estilos que cultivó. Los motivos son predominantemente cervantinos, aunque también incluyen personajes y lugares específicamente argamasilleros.
  • Auditorio. El enorme patio del antiguo edificio fue habilitado en la década de los setenta como un peculiar “corral de comedia” en el que se realizaban representaciones teatrales y otras actividades culturales al aire libre. En él surgieron las Jornadas de Teatro “Cueva de Cervantes”, que aún se celebran en agosto. Este nuevo auditorio aúna de manera equilibrada elementos arquitectónicos modernos y tradicionales y ofrece un digno marco para las diversas actividades culturales que se llevan a cabo actualmente en la población.
  • Oficina de Turismo. Inaugurada en diciembre de 2000, en ella se ofrece al visitante la atención e información necesarias para que su estancia entre nosotros sea lo más grata y provechosa posible.