Ermita de San Antón

Levantada sobre antiguo solar ocupado por la ermita dedicada a San Vicente Ferrer, según el diccionario Geográfico de Inocente Hervás y Buendía, la actual dataría de una reconstrucción de 1796, por parte de la hermandad de la Veracruz y la Santa Faz, siendo más tarde dedicada a la veneración de San Antonio Abad (San Antón).

Arquitectónicamente, presenta un espacio cuadrangular, cubierto por una bóveda sobre pechinas, sin tambor y rematada por un pequeño linternin de donde procede la iluminación interior.  Este espacio cuadrangular se haya precedido por un pequeño vestíbulo, que con anterioridad estuvo abierto como portal de entrada, cerrándolo con posterioridad. el espacio interior queda pues reducido a un pequeño rectángulo y el espacio centralizado cubierto por cúpula. La decoración sencilla, queda reducida a las pechinas donde aparecen distintos instrumentos relacionados con la pasión de Cristo, clavos, corona de espinas, gallo de la negación etc...

Durante la guerra civil,  fue utilizada como almacén y no sufrió graves deterioros, conservó la talla del Santo titular, tallada en madera y con un expresivo rostro. De su antigua vinculación con la hermandad de la Veracruz y la Santa Faz, el retablo que cobija la talla del santo, se corona con una imagen de la Santa Faz, de factura reciente, pero que como nos recuerda la inscripción, se hace para recordar otra que presidió anteriormente.