26 de abril de 2021

Argamasilla de Alba contará con una nueva depuradora a mediados de 2023

Así lo ha anunciado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, previamente a la reunión mantenida con la Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Pantano ‘Estrecho de Peñarroya’.

El Gobierno de Castilla-La Mancha y el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECORD) han alcanzado un acuerdo por el que la Confederación Hidrográfica del Guadiana se encargará de construir la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Argamasilla de Alba, que una vez que se licite y comiencen las obras, se espera esté terminada para mediados de 2023 y dé servicio a todos los habitantes del municipio con una inversión de alrededor de cuatro millones de euros. Su ejecución irá a cargo de los fondos de reconstrucción y resiliencia a nivel nacional.


El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que la construcción se llevará a cabo por la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Está previsto que se licite este año y que las obras comiencen el año próximo. Su finalización se prevé para mediados de 2023.


El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, así lo ha anunciado esta mañana de manera previa a una reunión que ha mantenido en el Ayuntamiento con el alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez y con la Comunidad de Regantes del Pantano Estrecho de Peñarroya, encabezada por su presidente, Bernabé Ruiz.

En este sentido, Martínez Arroyo ha resaltado que con esta obra se suple un problema existente en la localidad y se convierte “en el reto de la depuración” y, si es posible, también, con la reutilización del agua, en una apuesta por la economía circular.

Este proyecto se enmarca dentro de los previstos que se ejecuten con fondos propios del Gobierno de Castilla-La Mancha y fondos para la reconstrucción del Estado y supondrán la construcción de un total de 25 nuevas depuradoras de aquí a que finalice la legislatura, con una inversión de 70 millones de euros.


Además, se trabaja con el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico para obtener fondos para que la Comunidad de Regantes del Pantano Estrecho de Peñarroya pueda afrontar la primera fase del proyecto para conectar la válvula de la presa con las estaciones de bombeo, con una importante mejora energética para los 2.000 comuneros. 


Ante esta noticia, el alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez, ha mostrado su satisfacción porque con esta infraestructura se dará solución a los problemas con la depuradora actual, que se ha quedado anticuada. El edil ha agradecido al Gobierno de Castilla-La Mancha y al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que hayan tenido en cuenta a su municipio para llevar a cabo esta actuación tan importante que mejorará la vida de los ciudadanos y contribuirá con el medio ambiente.

En busca de nuevos acuerdos para los regantes de Peñarroya

Además, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha trasladado a los miembros de la Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Pantano Estrecho de Peñarroya que el Gobierno regional está trabajando para conseguir que en los fondos de recuperación y resiliencia a nivel nacional pueda existir una ayuda específica para esta comunidad, de cara a que puedan realizar la primera fase de un proyecto de eficiencia energética, con una inversión de 20 millones de euros, para poder hacer el cambio de todas las conducciones de la presa a las estaciones de bombeo.

Martínez Arroyo ha resaltado que esta comunidad utiliza “de manera extraordinariamente eficiente el recurso”, un bien imprescindible y escaso y que contribuye a que se genere más riqueza y actividad en la zona.

En este sentido, ha recordado que los regantes del Estrecho de Peñarroya se han beneficiado de las ayudas de las dos convocatorias de modernización de regadíos puestas en marcha por Castilla-La Mancha con 31 millones de euros de recursos públicos, y que han permitido la instalación de placas fotovoltaicas y caudalímetros, para lo cual han recibido el 33 por ciento de ayudas de la inversión total.

Esta comunidad de regantes es una de las más importantes que hay en la región, cuenta con 2.000 comuneros y más de 7.800 hectáreas de regadío social, con tres hectáreas y media por agricultor y destacan los riegos de apoyo a la viña, pero fundamentalmente cultivos hortícolas como el ajo, el melón o la sandía, que “hacen posible la realidad de la comarca de La Mancha”, ha dicho el consejero.

Por su parte, el presidente de la comunidad de regantes, Bernabé Ruiz, ha agradecido la reunión para tratar uno de los temas en los que más implicados están los más de 2.000 comuneros que conforman esta entidad, “seguir ahorrando agua y ser más eficientes aún”, porque es un bien escaso y “donde hay agua, hay vida”. De esta manera, se quiere continuar con las inversiones de eficiencia como el proyecto para conectar la válvula de la presa con las estaciones de bombeo, para tener menos coste y ahorro energético.

En el encuentro también han estado presentes el director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, José Manuel Aparicio; el director general de Desarrollo Rural, José Juan Fernández; la delegada de la Junta en la provincia, Carmen Olmedo y la delegada de Agricultura en la provincia de Ciudad Real, Amparo Bremard.