9 de octubre de 2018 en Teatro Auditorio

La Obra Social “la Caixa” dona 3.891 euros para la adquisición de una oruga salvaescaleras

El alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez, ha recibido de manos del director del área de negocio en La Mancha de Caixa Bank, Pedro Antonio Martínez, y del director de la oficina en la localidad, Francisco Moreno, la donación de 3.891 euros para la adquisición de una oruga salvaescaleras.

El alcalde ha destacado el compromiso con la localidad, así como la sensibilidad mostrada por CaixaBank con aquellos que necesitan de un aporte extra por parte de la sociedad para una participación plena en ella.

Con la nueva oruga salvaescaleras, que en un principio estará en el Teatro-Auditorio, todos los asistentes, participantes u homenajeados con movilidad reducida que sean partícipes o protagonistas en un acto, no verán limitada su participación en el mismo por problemas de accesibilidad al escenario, indicaba Jiménez, destacando además que su facilidad de transporte permite, si fuera necesario, su utilización en otros edificios o espacios públicos, para facilitar el acceso a todos los vecinos y vecinas, independientemente de sus capacidades físicas.

Esta aportación de la Obra Social “la Caixa” al Ayuntamiento de Argamasilla de Alba se enmarca en las actuaciones que está impulsando directamente la red financiera de CaixaBank en Argamasilla de Alba, para dar respuesta a las necesidades de su entorno más inmediato, que son el fruto de la confianza puesta por los clientes de CaixaBank en la entidad, lo que deja patente el compromiso de ésta con la localidad.

Según informan desde la Caixa, la Obra Social destina una partida específica y descentralizada de su presupuesto a la red de oficinas de CaixaBank en cada territorio. Esta red se hace responsable de la gestión de los fondos asignados y promueve actividades en sintonía con las líneas de acción estratégicas de la Obra Social.

Dichas actuaciones ponen de manifiesto la razón de ser de la entidad: el retorno a la ciudadanía de parte de los beneficios que genera la actividad financiera para contribuir a la mejora del su entorno, poniendo especial atención en los colectivos más vulnerables, destaca Pedro Antonio Martínez.

La oruga salvaescaleras, impulsada por un motor eléctrico, se alimenta por batería y está controlada por una centralita electrónica que permite superar los desniveles de las escaleras sin apenas esfuerzo para su manipulador. Además, cabe destacar la versatilidad, pues se adapta fácil y rápidamente a cualquier silla si el usuario no tuviera la capacidad de sentarse en la que ya viene acoplada.